Actualizado 17/Abril/2019. NUEVO APARTADO: CONVOCATORIAS VS 2019, ENLACE AL NAA (NIVEL DE ALERTA ANTITERRORISTA), CURSOS/FORMACIÓN, NOTICIAS PRENSA...

jueves, 7 de febrero de 2019

Unos carteles por riesgo de amianto alarman a pasajeros del metro de Barcelona.

Óscar Hernández / Unos carteles que advierten del riesgo de tocar unas paredes por la presencia de amianto en uno de los enlaces mas transitados del metro, en la estación de plaza de Catalunya, ha alarmado a algunos pasajeros. Transports de Barcelona (TMB) sostiene que la colocación de los carteles es obligatoria, pero que estos van dirigidos a los trabajadores del metro o a cualquier empresa que tenga que actuar en esas paredes, y que "no existe riesgo alguno para los viajeros".

La alarma ha saltado en el pasillo de enlace de las líneas 1 (roja) y 3 (verde) de la estación de Catalunya, uno de las conexiones de mayor tránsito junto a las de Sagrera y Diagonal. En un tramo de unos 100 metros han aparecido diez carteles adhesivos en los plafones que cubren todo el pasillo. En ellos, todos equidistantes, se lee: "Prohibido efectuar cualquier actividad que pueda erosionar el soporte del revestimiento por existencia de material con contenido de amianto". Una llamativa señal de prohibición con un hombre que grita y levanta la mano en señal de obligar a detenerse acompaña los carteles.Al lado, con fondo rojo y negro, hay esta advertencia: "Cotiene amianto. Respirar el polvo de amianto es peligroso para la salud. Seguid las normas de seguridad".

Catas preventivas

Los carteles han sido colocados hace apenas unos días, justo después de que TMB, en su plan para detectar el amianto en los convoyes y en las estaciones, descubriera este peligroso material al hacer catas en las paredes de este transitado pasillo de Catalunya, que lleva años cubierto con unos plafones. El material con amianto está debajo.

"Ningún pasajero puede tocarlo, ya que hay que arrancar los plafones para llegar a la pared con amianto", aclaran fuentes de la empresa de transportes, que subrayan que este es el único punto de la red donde los carteles son tan visibles y evidentes para los pasajeros. "Se han puesto porque si por ejemplo viene una empresa a colocar una papelera, que sus operarios sepan que no pueden perforar la pared", añaden. Esa acción provocaría la liberación de partículas de amianto, que causan abestosis y cáncer de pulmón y de pleura. Por este motivo, este material, cuyo nombre más comercial era uralita, lleva muchos años prohibido.

Susto

"Yo paso mucho por ese pasillo de la estación de Catalunya y la primera vez que lo vi me asusté. Pensé enseguida que incluso tocando las parades podría contaminarme o respirando en ese pasillo. Y me sorprendieron los carteles. Es como si pusieran una bomba con un cartel de advertencia para no tocarla porque puede explotar", explica Sebastián Gonzalo, enfermero de profesión y lector de EL PERIÖDICO. Gonzalo cree que la señalización es confusa y puede alarmar.

Otro pasajero, Lorenzo Pino, ha explicado a este diario que también se asustó cuando vio uno de estos carteles en la estación de Selva de Mar, de la línea 4, junto a las máquinas canceladoras. En este caso fuentes de TMB sostienen que debe haber sido arrancado de otro lugar y puesto ahí.
Retirada en Verneda en primavera

TMB ha divulgado esta tarde un comunicado en el que explica que la colocación de los carteles obedece a "la normativa sobre tratamiento de materiales con contenido de amianto en el ámbito laboral". El objetivo es "evitar que los materiales con amianto sean manipulados sin las medidas de seguridad adecuadas". Es por ello que, según TMB, "los carteles se dirigen a los empleados del metro y de empresas externas". La compañía de transportes explica que, además de en la estación de Catalunya, los avisos se han colocado en el pasillo de enlace de la estación de Passeig de Gràcia "donde se han localizado unos conductos de fibrocemento que transcurren a lo largo del techo ".

Hasta ahora, había trascendido sobre todo la presencia de materiales con amianto en la pintura bituminosa protectora de los bajos de varios trenes de las líneas 1 y 3, lo que provocó la inspección general de todos los vehículos y extremar la seguridad en las reparaciones. Aunque también se detectó en una estación, la de Verneda, concretamente en el techo. En esta parada de la línea 2 se optó por encapsular (cubrir) la zona afectada el pasado noviembre. "La próxima primavera se retiraran las planchas completamente", añade TMB. La compañía desconocía hoy si estos trabajos obligarán a cerrar temporalmente la estación o si se realizarán de madrugada.

El pasado mes de enero, TMB informó que había sometido a revisiones médicas exhaustivas a 600 de los 800 empleados que han podido tener contacto con amianto en su trabajo. En 12 de ellos se ha detectado afectación, pero sin el desarrollo de enfermedad alguna. Este mes se espera que la empresa haga público un nuevo balance de estos chequeos que se realizan en el Hospital del Vall d'Hebron y que se suman a los continuos controles en vehículos e instalaciones de la red.

No hay comentarios: