Actualizado 17/Abril/2019. NUEVO APARTADO: CONVOCATORIAS VS 2019, ENLACE AL NAA (NIVEL DE ALERTA ANTITERRORISTA), CURSOS/FORMACIÓN, NOTICIAS PRENSA...

viernes, 12 de abril de 2019

Siete vigilantes de seguridad de Renfe de Tarragona, de baja por agresiones.

Foto: DT
Jordi Cabré / Un grafitero, estación de Móra y un vigilante de Renfe. La historia del pasado domingo a última hora de la noche terminó con el grafitero detenido y un vigilante de Renfe con una lesión en el brazo.

La historia no es un hecho aislado y los propios vigilantes, semana tras semana, exponen en las redes sociales lo que consideran un riesgo alto para velar por el cumplimiento de las órdenes. Hoy jueves los propios vigilantes han dado un dato: siete personas están de baja por agresiones. Suficiente motivo para expresar su disconformidad sobre las condiciones de trabajo y su salario.

Así, los vigilantes de seguridad que trabajan para Renfe en la demarcación de Tarragona han exigido un plus salarial de peligrosidad de 400 euros y más medidas de protección -como por ejemplo chalecos antibala y armas- ante las agresiones que, dicen, sufren “a diario”.

Según el colectivo, en la última semana han tenido que coger la baja 7 de los 32 efectivos de la zona de Tarragona.

Cerca de una treintena de personas se han manifestado en las puertas de la estación de Tarragona con silbatos y pancartas. El colectivo quiere repetir las acciones de protesta cada viernes, de forma indefinida, hasta que no se atiendan sus reivindicaciones.

Foto: DT
Los vigilantes de seguridad de Renfe hace tiempo que piden un plus salarial de 400 euros en concepto de peligrosidad, como reciben los que trabajan del Metro de Barcelona (TMB).

Ahora, dicen, apenas reciben un complemento de menos de 20 euros al mes, dentro de una nómina que no llega a los mil euros. “Renfe dice que no tenemos peligrosidad, pero tenemos que luchar a diario con todo tipo de gente y sufrimos agresiones cada dos por tres por 944 euros”, ha lamentado uno de los vigilantes, Miguel Caballero.

Los vigilantes piden que se creen más puestos de trabajo porque, con los que hay ahora tienen que alargar las jornadas para cubrir todas las horas de servicio. También quieren que se los proporcione material adecuado por parte de las empresas, como por ejemplo chalecos antibala y armas, y no renuncian a cambiar “el obsoleto” convenio colectivo con el propósito de mejorar las condiciones. 

El presidente del comité de empresa de Trablisa, Claudio Rebull, ha defendido que sus demandas están justificadas. En la última semana ha habido varios casos de agresiones a la demarcación que han comportado una ruptura de muñeca, un dedo roto y una luxación de hombro, entre otros. También hay vigilantes de baja por depresión y ansiedad, hartos de los conflictos con usuarios –sobre todo para no pagar el billete.

“La gente no nos tiene respeto ni nos reconoce como autoridad. No quieren identificarse, se ponen violentos y acaban agrediendonos”, ha denunciado.

No hay comentarios: