Actualizado 14/JULIO/2020 . NUEVO APARTADO: NOS TRASLADAMOS AL Nº 63 EN LA MISMA C/ VILLAR, SECCIÓN SINDICAL INV, ENLACE A RED@ZUL DEL CNP, ENLACE AL NAA (NIVEL DE ALERTA ANTITERRORISTA), CURSOS/FORMACIÓN, NOTICIAS PRENSA...

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Los vigilantes de El Prat se manifiestan en la terminal.

HÉCTOR MARÍN / El del personal de tierra de Iberia no es el único conflicto laboral enquistado en el aeropuerto de Barcelona. Lejos de los focos, los vigilantes de seguridad mantienen su huelga indefinida, que alcanza hoy 27 jornadas consecutivas sin que se atisbe una solución a corto plazo. La plantilla de Trablisa, concesionaria del servicio, se ha manifestado este martes en la terminal T1 para denunciar "presiones" de la Guardia Civil y exigir la readmisión de una compañera apartada del trabajo.

Unos 40 vigilantes de seguridad se han manifestado dentro y fuera de la terminal T1 vigilados en todo momento por agentes de los Mossos d'Esquadra. A las 13.15 horas, ha empezado en un extremo del exterior del edificio una marcha que, a la altura de la puerta principal, ha continuado en el interior, donde los manifestantes han coreado consignas contra la Guardia Civil y el gestor aeroportuario Aena antes de dar por terminada una concentración que se ha extendido un total de 15 minutos y sin ningún incidente.

Ese era el acuerdo al que habían llegado las autoridades con el comité de empresa de Trablisa, que reclama mejoras similares a las que exigió hace dos años, cuando su empresa era Eulen. A diferencia de la huelga de 2017, cuando la Guardia Civil asumió el control de los arcos de seguridad, la protesta no ha causado ningún incidente este verano en las instalaciones.

"La diferencia entre esta huelga y aquella es que entonces sí hubo colas y molestias a terceros", señala a este periódico el asesor del comité de huelga de Trablisa, Joan Carles Giménez. "Eso propició que Generalitat y Ministerio de Fomento se movieran. Ahora, tratamos de denunciar públicamente la precariedad de los trabajadores pero sin perjudicar a los pasajeros, sin hacer daño a nadie".

Los servicios mínimos, del 90%, y la presencia de la Guardia Civil evitan lentitud y colas. Los guardias civiles fiscalizan el trabajo de los vigilantes e intervienen si consideran que los usuarios avanzan a paso lento, denuncia el comité de huelga. "No entendemos estas presiones de la Guardia Civil para que las colas vayan más rápido, puesto que ya van a buen ritmo", critica Giménez. "Con esas presiones, una trabajadora sufrió un ataque de nervios y lo denunció en los medios de comunicación. A raíz de esa denuncia, ha sido apartada del servicio por orden de la Guardia Civil, que dice no considerarla válida para el puesto de vigilante".

"La vuelta de Ivana, para hoy o para mañana", han gritado este mediodía los manifestantes ante las caras de sorpresa de viajeros preocupados por si la protesta afectaría a sus vuelos. Ivana, la vigilante que ha sido apartada del trabajo, ha sido una de las concentradas. Los trabajadores huelga aseguran que las imágenes de vídeo de las cámaras de vigilancia demostrarán que los guardias civiles cometen irregularidades.
Fuente: www.elmundo.es

No hay comentarios:

Follow by Email